Conectadas a la red

La utilización de placas solares fotovoltaicas en casas unifamiliares conectadas a la red, permite aprovechar las horas de sol para producir de una manera limpia y sostenible la electricidad necesaria para el uso doméstico.

En este caso podemos elegir básicamente dos sistemas. Consumir al instante la energía generada y en caso de excedente, limitar la generación eléctrica de las placas a fin de no inyectar a la red pública. O bien almacenar este excedente para utilizarlo cuando ya no disponemos de la luz del sol. En este caso el excedente de energía producida se acumula en baterías de última generación de Hierro-Litio (LiFePO4) para utilizarla durante la noche o en las horas en que no hay suficiente radiación.

La nueva batería inteligente de Sonnen dispone del gestor y el inversor de batería, todo incorporado en el mismo dispositivo, con un diseño de vanguardia y elegante. Solución que permite ahorrar mucho espacio y facilita su instalación en cualquier estancia del hogar. El gestor energético es el que se encarga de optimizar la energía almacenada de la mejor forma posible.

Conoce la previsión meteorológica, vía internet, para saber de cuánta energía podrá cargarse con las placas fotovoltaicas, aprende de los hábitos del usuario y puede cargarse en caso de necesidad durante la noche con la tarifa nocturna que es más económica.

Se convierte por tanto en el aliado perfecto para las instalaciones conectadas a la red que se quieran ahorrar más del 80% de su factura eléctrica. Contribuye de forma eficaz en la transformación del modelo energético y ahorra emisiones de CO2 a la atmósfera. Un hogar consume entre 4000 y 5000 kWh anuales, esto representa un ahorro anual por casa de entre 4 y 5 toneladas de CO2.

Las instalaciones fotovoltaicas con una potencia inferior a 10kW, que es la contratada en la mayoría de hogares, son perfectamente viables y no están sometidas a ningún tipo de restricción ni impuesto del gobierno.